La Generalitat acelera las medidas para hacer frente a la situación de emergencia climática

Subvenciones a los ayuntamientos por el uso de la biomasa en equipamientos de la provincia de Tarragona
18/11/2019
Programa de ayudas por actuaciones de eficiencia energética en empresas del sector industrial
04/12/2019

La Generalitat acelera las medidas para hacer frente a la situación de emergencia climática

El pasado 26 de noviembre se publicaron, mediante el DECRETO LEY 16/2019, las medidas urgentes para la emergencia climática y el impulso a las energías renovables. La norma elimina las barreras administrativas para la implantación de energía eólica y fotovoltaica en Cataluña, y establece un nuevo procedimiento de tramitación más ágil. Con esta norma se responden 3 objetivos:

Desarrollar medidas urgentes para hacer frente a la situación de emergencia climática mediante una transición ecológica y energética que permita lograr en el plazo más breve posible los objetivos fijados a la Ley 16/2017, del 1 de agosto, del cambio climático.

Modificar el Texto refundido de la Ley de urbanismo, aprobado por el Decreto Legislativo 1/2010, de 3 de agosto, para facilitar y simplificar la implantación de las instalaciones para el aprovechamiento de la energía solar y eólica.

Definir los requisitos para la autorización de las instalaciones de producción de energía eólica y de energía solar fotovoltaica; definir los criterios energéticos, ambientales, urbanísticos y paisajísticos que tienen que regir su implantación, y simplificar el procedimiento administrativo aplicable para su autorización.

Podemos destacar los siguientes aspectos:

  • la neutralidad de emisiones de CO₂ para el horizonte 2050,
  • la electrificación de los puertos de la Generalitat,
  • la limitación del fracking,
  • la implantación de la movilidad eléctrica en el sector del transporte,
  • para las actividades incluidas en los anexos de la Ley 20/2009, de prevención y control ambiental de actividades, en nuevas instalaciones se prohíbe utilizar carbón y coque de petróleo en estufas y calderas como combustibles,
  • simplificar la instalación de energías renovables en el ámbito urbano, para favorecer la implantación en las ciudades de sistemas de autoproducción en edificios y espacio público,
  • desaparecen la determinación de zonas de desarrollo prioritario para la energía eólica y el modelo de concurso para su adjudicación.

La aprobación de este decreto ley tiene que facilitar el logro de los objetivos establecidos tanto en la Ley del Cambio Climático como en las bases del Pacto Nacional para la Transición Energética. De acuerdo con las primeras estimaciones del Instituto Catalán de Energía (ICAEN), para cumplir estos hitos Cataluña necesita disponer de 4.000 MW eólicos y 6.000 MW solares fotovoltaicos instalados en 2030, partiendo de los 1.270 MW eólicos y de los 276 MW solares fotovoltaicos que hay en servicio.