La Comisión Europea pone en marcha el paquete legislativo Fit for 55

Font: Coversun
Ayudas para el autoconsumo de energía y almacenamiento
20/08/2021
Proyecto de instalación de una caldera de biomasa en el Complejo acuático y deportivo Can Mercader
20/08/2021

La Comisión Europea pone en marcha el paquete legislativo Fit for 55

El paquete es una modificación de diferentes leyes y directivas para cumplir con los compromisos adquiridos, es decir, reducir un 55% las emisiones equivalentes para el año 2030, tomando como año base el 1990, para alcanzar la neutralidad climática en el año 2050 (Esto significa emitir lo que seamos capaces de absorber).

Se trata probablemente del proyecto legislativo más importante de la historia de la Unión Europea., que aun así se ve como poco ambicioso por las organizaciones ecologistas como Greenpeace

Entre las iniciativas incluye destacan el 40% de toda la energía UE sea producida a partir de fuentes renovables en 2030, que todos los vehículos nuevos matriculados a partir de 2035 sean de cero emisiones, o que haya aranceles en las fronteras de la UE para que los productos que lleguen aquí no vengan cargados de carbono (que en su producción no haya habido emisiones que aquí estarían gravadas).

Los puntos más importantes de estas 13 iniciativas legislativas son los siguientes:

  1. Aumento del precio del precio del CO2. Durante el año 2025 se revisará el sistema de comercio de emisiones que pone el precio a la tonelada de CO2 emitido. Bruselas pretende que el precio de la tonelada se encarezca de forma paulatina, a la vez que va
    eliminando los permisos de emisión. En definitiva, es una incentiva para que los productores de energía y combustibles utilicen tecnologías más sostenibles.
  2. Sector transporte. Este es el responsable de casi el 29% de las emisiones europeas y Bruselas busca eliminar por completo la venta de motores contaminantes para el año 2035, a la vez que inunda de puntos de recarga todo el territorio europeo. También el transporte aéreo y marítimo deberán ser menos contaminantes, utilizando biocombustibles mezclados con los actuales combustibles.
  3. Más energía de origen renovable. Del objetivo actual del 32%, pasaremos a un 40% en 2030 y esto será vinculante para todos los países. Además, y ligado a este objetivo, los edificios que consumen un 40% de la energía, en 2030 el 40% de esta energía deberá tener un origen renovable.
  4. Gran reforma fiscal. Especialmente en el sector energético, que disfruta de excepciones y reducciones nacionales, lo que favorece el uso de los combustibles fósiles. El objetivo es que los fósiles más contaminantes se graven en mayor medida que los biocombustibles o el hidrógeno.
  5. Aranceles para gravar los productos que lleguen a la Unión Europea de países terceros que no apliquen medidas contra el cambio climático, es lo que conocemos como Mecanismo de Ajuste de Carbono en Frontera (CBAM), de manera que nuestra industria no puede competir con la producción exterior. Se espera aplicar este impuesto a partir de 2026 y empezará con cinco sectores intensivos en emisiones como son la producción del acero, el cemento, el aluminio, la electricidad y los fertilizantes. Se pretende evitar la fuga de carbono que significa el desplazamiento de estas industrias a otros países en los que normas ambientales no son tan exigentes.

Més info a empresaiclima.org